Hazla de tos

logo-hazladetos-2013Hazla de tos es una Campaña de la Red Nacional de Ciclismo Urbano (BICIRED) que busca mejorar la calidad del aire en las ciudades mexicanas a través del monitoreo ambiental, reducción del uso de automóviles y legislación adecuada para garantizar la salud de los y las mexicanas. www.hazladetos.org.

 

 

La contaminación del aire afecta la salud de 55 millones de mexicanos expuestos en forma constante a partículas (PM 2,5 y PM10), ozono (O3) y Compuestos Volátiles (COV´s) lo que se ve traducido en enfermedades respiratorias que van desde dolor de garganta y tos hasta padecimientos como el asma, así como problemas nerviosos y cardiovasculares, diversos tipos de cáncer, nacimientos prematuros, retraso en el crecimiento intrauterino, bajo peso al nacer, síndrome de muerte temprana y mortalidad infantil.

Se estima que entre el año 2001 y el 2005 murieron en México 38 mil personas por cáncer de pulmón, enfermedades cardiopulmonares e infecciones respiratorias relacionados con la exposición a la contaminación atmosférica, generada principalmente por automotores (Stevens et al., 2008). Por si este dato no fuera suficientemente grave, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía señala que la contaminación atmosférica representó los mayores costos ambientales en México en el año 2009, al ubicarse en $520 mil 300 millones de pesos, lo que representó el 4.4 por ciento del Producto Interno Bruto (INEGI, 2011).

Esta situación ha sido reconocida por el Programa para mejorar la calidad del aire de la Zona Metropolitana del Valle de México (ProAire 2011-2020), el cual cita diversos estudios que han demostrado que la exposición crónica a la contaminación del aire se asocia con el incremento de problemas cardiovasculares y respiratorios, con algunos tipos de cáncer, con problemas del sistema nervioso, con nacimientos prematuros, retraso en el crecimiento intrauterino, bajo peso al nacer, síndrome de muerte temprana y mortalidad infantil.

Dos factores contribuyen a mantener ese estado de cosas: desinformación y laxitud en la normatividad respectiva. Por un lado, en México sólo el 40% de la población puede conocer la calidad del aire que respira, debido a irregularidades en el monitoreo y la información al público. Por otro lado, las normas mexicanas para evaluar la calidad del aire son mucho menos estrictas de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud, de manera que aun cuando se lograra mantener la contaminación por debajo de los límites que establecen las normas mexicanas eso no significaría que la población estaría protegida contra los impactos negativos de algunos contaminantes (INE, 2011).

Las experiencias de nuestro país y las de otras ciudades del mundo nos indican que para tener un aire menos contaminado es necesario mejorar la calidad de los combustibles, hacer más estricta la normatividad ambiental, reforzar los programas de inspección y vigilancia, y fomentar la sustitución de los automóviles particulares por otros modos de transporte, como el transporte público y los medios no motorizados.

De acuerdo con el ProAire 2011-2020, el rubro de los autos particulares, además de ser uno de los mayores generadores de contaminantes criterio, es el mayor emisor de contaminantes tóxicos y de gases de efecto invernadero. Por lo tanto, enfocar acciones sobre este sector ofrece el mayor potencial para la obtención de beneficios por la reducción de emisiones.

A pesar de lo anterior, los gobiernos de las principales ciudades de México siguen promoviendo y construyendo obras que fomentan el uso del automóvil particular, como autopistas urbanas y vialidades elevadas.

Otro punto importante es el hecho de que, desde el año 2006,se le han destinado recursos anualesa Petróleos Mexicanos para reducir los contenidos de azufre en el diesel pero la empresa decidió no ejercer esos fondos, con lo cual ha violado desde enero de 2009 lo que establece la Norma Oficial Mexicana 086. Además, ese incumplimiento mantiene en condiciones de riesgo de salud a amplios sectores de la población mexicana y afecta la competitividad de varios sectores productivos.

¿Que hay que hacer?

Hay mucho por hacer para lograr que la buena calidad del aire sea una prioridad de salud pública y ambiental en nuestro país, que nos garantice aire limpio para todos, pero lo primero que tenemos que lograr es que los límites establecidos en las Normas Oficiales Mexicanas para “contaminantes criterio” en el aire sean actualizados de acuerdo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

HACIA CIUDADES SALUDABLES Y COMPETITIVAS: Moviéndose por aire limpio

Fuente: hazla de tos